¿Cómo debe vestir el novio?

Aunque siempre nos fijamos en el vestido de la novia, el traje del novio es igual de importante y debe ir acorde con el estilo de la futura esposa. Hoy en día casi todos los novios optan por el chaqué, siendo esta una opción elegante, y con la que casi siempre acertarás.

El chaqué debe ser siempre de color oscuro (gris oscuro o negro), con camisa blanca y corbata gris perla (es lo habitual, aunque la corbata puede ser de otro color, pero siempre lisa), con nudo ancho. El chaleco ha de ser combinado con la corbata y la chaqueta, por lo que suele ser de tonos grisáceos o beiges; puede ser recto (lo más habitual) o cruzado. El pantalón, por su parte, puede ser negro o gris a rayas.

Los calcetines, oscuros siempre, pueden ser de seda o de hilo de  Escocia. Y en cuanto a los zapatos, siempre negros de cordones.

No es habitual que se emplee el esmoquin ni el frac, ya que el primero se utiliza más en fiestas, recepciones y cenas realizadas por la noche, y el frac para eventos más oficiales, ya que admite condecoraciones.

El novio, claro está, también puede recurrir al traje de chaqueta clásico, pero con complementos que le den un toque especial (gemelos, chaleco, camisa de gala…). La chaqueta puede ser recta o cruzada, de dos, tres o cuatro botones. Este traje se asocia más a ceremonias más informales, o, incluso para ceremonias de día.

Al igual que la novia, el novio también puede recurrir al alquiler de su traje, de hecho, es más común el alquiler de chaqués que el alquiler de trajes de novia. Por supuesto, también puede ser comprado en tiendas especializadas de caballero, donde se ofrece una amplia gana de alternativas.

Otra opción es hacerse el traje a medida, realizando el traje completamente al gusto del novio.

Al igual que para la novia, los trajes de novio también se adaptan a las modas, y van renovándose, aunque siempre conserven una tendencia a lo clásico.