Luna de miel en Croacia

0
175

Seguimos buscando destinos únicos para una luna de miel, y hoy nos vamos hacia el este de Europa: a Croacia. Un país con ciudades por descubrir, con playas donde descansar y con rutas muy diferentes que hacer. ¿Te apuntas? Aquí te damos algunas claves…

Zaton

Zaton

Empezaremos hablando de la ‘Perla del Adriático’: Dubrovnik. Bautizada así por Lord Byron, esta ciudad conserva intacto un halo medieval, mágico, configurándose como una de las ciudades más bellas del Mediterráneo. Sus murallas albergan 16 torres, y recorrerlas es una auténtica maravilla. La puerta de Pile conserva su puente levadizo y es el lugar de acceso al casco viejo de la ciudad.

Puerta de Pile

Puerta de Pile, foto vista aquí

Una vez en la ciudad, hay muchas cosas que ver: la ciudad vieja, la catedral, el monasterio dominicano, el Palacio de los Rectores con el museo de la ciudad…  También emotivo es el Museo Ron Brown, con un claro recuerdo a la guerra que asoló el país.

Palacio de los rectores

Palacio de los Rectores

Las playas de Dubrovnik son de arena gorda, y, aunque son bonitas, pueden estar un poco masificadas. Es interesante entonces desplazarse, por ejemplo, a las islas de Lokrum o Lopud (la playa de Sunj es muy famosa), a las que podemos acceder en barco desde la ciudad.

Si buscas playa, desplazarnos algo más hacia el norte en la región de Dalmacia puede llevarnos a lugares fantásticos. La Playa de Markaska es una de las más famosas, pero aquí olvídate de la tranquilidad… Puedes también visitar la isla de Brac y su curiosa Playa de Zlatni Rat, con forma de cuerno.

Playa de Zlatni Rat

Playa de Zlatni Rat

Otras playas destacadas son Baska Voda, Funtana o Rajska plaza (Playa del Paraíso). Las aguas cristalinas y la mezcla con vegetación son las características principales de las playas croatas, que, sin duda, merece la pena visitar.

La antigua ciudad romana de Split es otro de los lugares clave de Croacia.  Sus restos arqueológicos (el palacio romano, el Templo de Júpiter y el Mausoleo de Diocleciano) harán las delicias de los amantes de la arquitectura y conforman el primer punto de interés turístico de la ciudad… pero no el único. Para acceder a la naturaleza sólo tendremos que desplazarnos 15 minutos, al parque forestal de Marjal.

split

Split

Por último hablaremos de la capital croata: Zagreb. Alejada del mar, pero con encanto suficiente como para hacernos escapar unos días a descubrirla, recorrer sus calles y, sobre todo, descubrir su gastronomía. Una ciudad de encanto medieval, en el corazón de la provincia de Panonia, que nos ofrece museos, el grandioso Teatro Nacional, plazas, el mercado Dolac (de obligada visita, abre sus puertas cada día a la una)… No hay que perdérsela.

Zagreb

Zagreb

Dejar respuesta