Nuestras bodas favoritas: Venus y Kersee

0
515

Una de las bodas hecha a mano que más nos gustan: en Oregón, con toques españoles y mucho amor

Hoy os traemos una de nuestras bodas favoritas, una muy familiar celebrada en casa: la de Venus y Kersee. Ella, española. Él, americano. El lugar, Hermiston, Oregón. Os contamos un poco más de su historia…

17

Su historia empezó aquí, en la estación de Sants de Barcelona para ser más exactos. «Él había ido a pasar el fin de semana y conocer Barcelona, yo a visitar a una amiga» recuerda Venus «El domingo salía el tren de vuelta a Valencia a las 5 de la tarde. Yo llegué bastante justa de tiempo y al entrar en la zona de espera antes de bajar al anden ahí estaba él. No quedaban muchos asientos libres, dos justo a su lado, el que estaba más alejado tenía un charco de coca cola derramada, así que me senté junto a Kersee a esperar. El tren iba con retraso y al dar el anuncio por megafonía, él no acabó de entenderlo…y entonces fue cuando empezamos a hablar. Me hizo una pregunta y luego otra, y luego yo una a él y luego otra ¡y acabamos sentándonos juntos en el tren! ¡Nos había tocado en el mismo vagón! Así que pasamos las casi 4 horas que dura el viaje hablando y contándonos de todo… Llegamos a Valencia y quedamos en llamarnos para tomar algo…»

«Lo nuestro han sido los viajes y los medios de transporte… Después de conocernos estuvimos 2 meses separados, él en Estados Unidos, yo viajando a China e India por trabajo. Pero durante esos 2 meses no hubo ni un solo día que no habláramos por Skype. Decidió que tenía que volver a España y verme, que necesitábamos pasar más tiempo juntos, así que pronto estuvo en Valencia de nuevo. Se acercaba su cumpleaños así que compré unos billetes a Londres como regalo. Aunque ya habíamos tenido alguna conversación, fue en el avión camino de Londres cuando y donde él sacó el tema de porqué no casarnos y nos pusimos a hablar, por fin cara a cara y no por Skype, y fue entonces cuando decidimos que si, que queríamos casarnos y cuanto antes, ¡mejor!»

Y llegó el gran día: el 19 de octubre de 2013 en Hermiston. Tanto la ceremonia como la cena, tuvieron lugar en la casa de los abuelos de Kersee, que según describe la novia «tiene un jardín de cuento, no podría haber sido en un sitio mejor».

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las invitaciones fueron creación de Isa Arca, diseñadora gráfica amiga de la novia.

Invitaciones

«La ceremonia fue muy tierna y a la vez divertida. Y muy intima, éramos unos 80 en total.» relata Venus «Todo comenzó con un pequeño teatro que representaron los primos pequeños de Kersee y que contaba de forma muy cómica y resumida como nos conocimos. Fue genial y muy divertido. Tras la actuación y con música para acompañarles («I will wait» de Mumford and Sons), desfilaron primero el novio con su madre, seguidos de mi madre acompañada por su padre y luego las tres damas de honor con los padrinos. ¡¡Todos radiantes!! Por último la novia, yo, acompañada por Gary, ¡el apuesto abuelo de Kersee!»

«Fue una ceremonia protestante oficiada por un amigo de la familia. Muy tierna y con un detalle muy especial, Kersee hablo en inglés y yo en español, ya que el día anterior en el ensayo pensamos y decidimos que sí iba a pronunciar las palabras de amor y entrega a mi futuro marido, tenía que hacerlo en mi idioma y sintiéndome completamente yo misma ¡aunque hubiera gente presente que no fuera a entender ni papa! Y la verdad es que así fue mucho más sincero y auténtico…»

18

19

«No hubo cóctel, pero pusimos unos entrantes antes de la cena, para dar el toque español. Unos pinchitos de tortilla española, jamón serrano, queso manchego, croquetas de pollo como las de la abuela… Queríamos hacer algo informal, que todos pudieran disfrutar y que permitiera a la gente moverse, ¡así que pensamos en hacer una barbacoa! Se encargó de la organización mi familia política», cuenta la novia «básicamente, porque ellos saben lo que está rico y a quien había que llamar. Y, por supuesto, ¡acertaron! La carne estaba para morirse».

«Los postres fueron un popurrí. No queríamos tarta nupcial, preferíamos algo también más informal. Pensamos en una mesa de postres, así que le pedimos a la familia que cada uno colaborara con lo que más le apeteciera… Y también fue un éxito, había tarta de queso, de chocolate, tarta de calabaza, brownie, apple pie, cupcakes, cockies, torrijas (de nuevo, para no perder el toque español), chocolates varios, golosinas y también algo de fruta».

«Llegue a Estados Unidos 3 semanas antes de la boda. No tuvimos tiempo ninguno de los dos para hacer hada antes, así que empezamos con todo al llegar yo. A contrarreloj, con Pinterest como aliado y una maquina de coser que me regaló mi madre, me puse manos a la obra. Por suerte, mi madre y mi hermana vinieron una semana antes de la boda, así que me ayudaron con todo. Y también mis suegros pusieron su granito de arena… Los colores que elegimos fueron azul y aguamarine como principales. E introdujimos detalles del mapa mundo como temática por aquello de que era una boda intrnacional… ¡y que viva el DIY!»

«El altar fue el porche de la parte de atrás de la casa. Cubrimos las columnas con unas cortinas blancas de gasa semi transparente y las sujetamos a los pilares con tejido de saco y cinta de color azul. Hicimos una cortina de tiras de tela con los colores protagonistas como fondo».

4

«Para la zona de la cena y la de baile cosimos banderines, cortinas de círculos de papel, luces de colores por todas partes, globos de helio, carteles señalizando, zona de fotos con disfraces… Las mesas estaban vestidas con mantel blanco y un centro de mantel de yute, hicimos manteles individuales y decoramos todos los platos y vasos que eran desechables. Flores en jarritas y molinillos de viento para decorar las mesas…»

«Como manda la tradición en las bodas americanas, hubo damas de honor, y las tres llevaban un vestido azul. Los chicos llevaban la corbata y un detalle en los tirantes también de color azul. Y miles de detalles por todas partes que sinceramente no tengo ni idea de como nos dio tiempo a preparar… Tres días antes de la boda, además, llegaron dos amigas y un amigo (Marieta, Isa y Carlos) desde España y gracias a ellos pudimos organizarlo todo y colocarlo a tiempo. ¡El día de antes con todos los preparativos fue muy divertido!»

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

V y K

«Después de la ceremonia nos llevaron a la zona que habíamos preparado para el baile. Estaban tramando algo.. había preparado un vídeo que había grabado toda mi familia desde España, ¡vaya sorpresa!¡Que risas y que llantos! Un poco de todo…»

«Después del video pasamos a cenar, ¡la BBQ ya estaba lista!, así que cada uno a su ritmo empezamos con la cena. Después el baile. Bailamos una canción que se llama «Indigo home» de Roo Panes. Y luego otra donde ya se fueron uniendo unos cuantos invitados, «You and me» de Dave Mathews Band. Después de unos bailoteos y unas risas con los invitados, nos retiramos a un hotelito precioso a la orilla del río, un maravilloso regalo de los tíos de Kersee».

«Como sorpresa para los invitados, hicimos una zona de fotos donde había una cámara instantánea, unos cuantos detalles para disfrazarse y unas tarjetas. La idea era que los invitados se hicieran fotos y se llevaran una tarjeta de recuerdo de aquel día tan especial.»

La novia

«Tras mucho buscar y no encontrar absolutamente nada que me gustara, a mi madre se le ocurrió la maravillosa idea de hacer mi vestido, así que lo hicimos entre la dos. Unas ideas de internet para el diseño y tejido en Julián López. Un poco vintage, de estilo romántico, muy sencillo, largo con un poco de cola, escote ligeramente corazón y tirante fino. Encima, una pieza con forma de chaleco con corte en la cintura y vivo de pedrería. Yo hice los patrones y mi madre se pegó la gran currada de coserlo… ¡Una maravilla! Era, sin duda, perfecto para mi, me sentía en mi sitio… Como íbamos muy mal de tiempo y muy justa de espacio en la maleta, los zapatos los compré en Portland unos días después de llegar allí, color plata vieja, con tacón medio y ancho.Una suerte encontrarlos así a última hora, porque iban perfectos con el vestido. Llevaba encima un mantón de manila color hueso que tenía mi madre que pegaba 100% con el vestido, y además me daba un toque muy español. El tocado, por su parte, era una corona de flores que me hizo mi tía (Fibres tocados) para el gran momento.  De joyas solo llevaba los pendientes de mi abuela cuando ella se casó. Y el maquillaje corrió a cargo de una de las tías de mi marido, la más joven, y la verdad que fue un acierto total porque me hizo un maquillaje muy natural que me encantó.»

El novio

«Fue muy divertido ir de compras para Kersee. El día B llevaba unos pantalones de Levi’s de edición limitada color azul oscuro, una camisa blanca, un chaleco gris oscuro y el toque especial era la corbata, con la bandera de los Estados Unidos ¡menudas risas comprándola!! Quedamos en que, si yo iba a llevar un mantón de manila a lo «typical Spanish», él tenia que llevar algo «typical American», y ¿que hay más típico que la bandera? ¡Un punto de humor muy bueno! Los zapatos, de corte inglés, eran de piel color negro lavado, preciosos… ¡Estaba increíble!»

Las fotos que os enseñamos a continuación, son de Carlos Frasquet .

Maquillaje

14

15

16

3

Damas de honor

IMG_1226

IMG_1245

IMG_1262

34

35

12

25

29

32

33

36

9

11

IMG_2617

IMG_2629

20

24

IMG_1415

26

1 Comentario

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.