¡Una boda para toda la vida! Pero por si acaso… ¿separación de bienes o bienes gananciales?

0
766

Cuando nos vamos a casar no estamos pensando en el divorcio pero a veces es necesario apartar el sueño “Casados para toda la vida” y ponerse a pensar con la cabeza, ¿y si la cosa falla? El reparto patrimonial familiar es la segunda causa de conflicto en los divorcios, con lo cual tener las cosas claras es importante. Pero, ¿Cómo se decide el reparto de los bienes que no tienen factura y que han sido adquiridos durante el matrimonio? ¿Se puede cambiar el régimen durante el matrimonio?

Las parejas casadas se rigen por un régimen económico matrimonial que consiste en un conjunto de reglas que regulan las relaciones económicas entre los cónyuges, además de las relaciones con terceras personas mientras dura el matrimonio. Hay varios tipos: bienes gananciales, separación de bienes y participación.

Bienes gananciales:

Las ganancias o beneficios obtenidos de forma indistinta son comunes para ambos cónyuges. Cuando el matrimonio termine (ya sea por divorcio o por fallecimiento de uno de los cónyuges) los bienes y derechos se reparten por igual a ambos miembros de la pareja.

Separación de Bienes

Cada cónyuge conserva la propiedad de todos sus bienes obtenidos antes y durante el matrimonio. De esta forma el cónyuge que posee un bien antes del matrimonio se entiende que es el único titular, al igual que lo será de los futuros bienes que se obtengan independientemente de que exista matrimonio. En caso de que no se pueda acreditar a cuál de los cónyuges pertenece algún bien o derecho, le corresponde a cada uno la mitad.

Régimen de participación

Cada cónyuge participa en las ganancias obtenidas por el otro durante el matrimonio.

¿Puede cambiarse el régimen durante el matrimonio?

La respuesta es sí, el régimen debe pactarse antes o después del matrimonio y se puede cambiar de régimen en cualquier momento si la pareja lo considera oportuno.

Aunque la separación de bienes es el régimen más empleado, no siempre es lo más recomendable. La separación de bienes suele ser lo mejor cuando hay una situación de conflicto, o en caso de segundas nupcias entre personas que ya tienen sus patrimonios y, desde luego, es la opción de preferencia si uno de los cónyuges aporta mucho más patrimonio al matrimonio o si opera en algún negocio familiar.

Nota: Este artículo no ha sido escrito por un abogado, no tiene validez legal
.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.